ESCUCHAR

Hay que aprender a escuchar a Dios que tiene sus modos y sus tiempos que muchas veces no son los nuestros.

Comentarios

  1. Así es, hermana. Cuanto necesito aprender primero que nada a escucharle, luego a ser paciente y dejar a Dios ser Dios en mi...

    Muchas gracias por todo. Un santo y feliz inicio de semana. ¡Feliz año también para usted!

    ResponderEliminar
  2. Que cierto es lo que dices....hay que dejar que actúe Dios pues siempre lo hará para favorecer a sus hijos.Besicos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola F l o r ! Mis anhelos siempre fueron esas escuchas fecundas y salvadoras. ¡Ojalá pueda seguir con buen pulso en esa línea ascética! (Aprovecho para decirte que durante un tiempo largo de meses no estaré por mis habituales blogs; quedarán desatendidos y en barbecho, pero ya regresaré más adelante Si Dios Quiere; Otros Vientos me llevan a diferentes umbrales, pero ya sabrás de mi más adelante. ¡¡¡Feliz Año!!!)

    ResponderEliminar
  4. Pongámonos a la escucha entonces, busquémosle como a nuestro Bien mayor, ansiemos Sus Moradas... El Amado se deja encontrar
    Un fuerte abrazo, querida Flor

    ResponderEliminar
  5. Shema Israel... así comienza todo y para ello necesitamos cultivar nuestra plantica hasta que en su alma exhale el perfume la hermosa Flor del Silencio.
    Abrazos fraternos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario